La gran crisis de la COVID-19 en Paraguay abre una oportunidad diplomática para China

La nación sudamericana necesita vacunas de manera desesperada y China podría suministrarlas. Eso ha hecho que Paraguay reconsidere su relación con Taiwán, lo que actualmente le impide negociar con Pekín.

Personas mayores de 85 años durante su vacunación en Asunción, Paraguay. La búsqueda de vacunas emprendida por el gobierno del país se torna cada vez más desesperada.Credit…Santi Carneri para The New York Times

RÍO DE JANEIRO — Durante décadas, Taiwán ha construido miles de hogares para los pobres en Paraguay, además mejoró el sistema de salud del país, otorgó cientos de becas e incluso colaboró con el financiamiento de la futurista sede del Congreso en la capital, gastando generosamente para fomentar sus lazos diplomáticos.

Pero esa alianza, que convierte a Paraguay en uno de los 15 países que tienen relaciones diplomáticas plenas con Taiwán y la única en América del Sur, enfrenta una amenaza existencial a medida que la búsqueda de vacunas se vuelve cada vez más desesperada para el gobierno paraguayo.

Con el desplome de su sistema de atención médica por el aumento de los casos de la COVID-19, funcionarios paraguayos de todas las tendencias políticas dicen que ha llegado el momento de pensar en romper con Taiwán, que no tiene vacunas, para establecer relaciones diplomáticas con China, que sí las tiene.

“Esta es una situación de vida o muerte”, dijo Pepe Zhang, director asociado del Atlantic Council que se especializa en las relaciones entre América Latina y China. “En esta fase tan aguda de la pandemia, países con menos recursos como Paraguay se preguntan cómo van a conseguir las vacunas”.

Zhang y un número creciente de paraguayos ven a China como el camino más probable para obtener las vacunas que necesitan, al menos a corto plazo.