China comienza a construir la mayor base de cr

   El proyecto, ubicado en el parque forestal Sanzhaolun, cuenta  con una inversión de 10,83 millones de yuanes (1,75 millones de  dólares USA) y aspira a criar a 60.000 salamandras gigantes  anuales destinadas a la investigación científica, la industria de  la medicina tradicional china y la exhibición en acuarios, una vez sea concluida, a finales de 2007.
   De acuerdo con Li Xing, director del Centro de Investigación de la Salamandra Gigante de Jing’an, la base, con una superficie de  10.000 metros cuadrados, contribuirá a impulsar los esfuerzos para impedir la extinción del mayor anfibio del mundo.
   Debido a su relevancia para la medicina tradicional china, su  uso alimentario, la caza furtiva, la pérdida de hábitat y la  contaminación, el número de salamandras gigantes en libertad ha  sufrido un rápido descenso, por lo que la especie ha sido  incorporada a la Convención sobre el Comercio Internacional de  Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).
   Las salamandras gigantes han sido empleadas habitualmente para  la elaboración de productos de belleza, así como para la  fabricación de medicamentos contra la malaria, envenenamientos por metales pesados, Alzheimer y cáncer.
   Con una historia de más de 350 millones de años, la especie  puede ser encontrada en China en regiones montañosas situadas por  debajo de los mil metros de altura con abundante vegetación y  áreas pantanosas.
   La salamandra gigante de China llega a alcanzar un metro de  longitud, lo que la sitúa como una de las mayores de su especie.  Cuenta con una gran cabeza y boca, un luminoso colorido en la zona ventral y manchas negras en el área dorsal. Sus cuatro miembros  son cortos y su cola supone más de la mitad de su tamaño.
   Se alimentan de noche con cangrejos, moluscos, insectos  acuáticos, pescado y ranas.
   Jing’an es una de las mayores áreas de producción de  salamandras de China. En 1974 fue establecido en el distrito el  primer centro de investigación de la especie, dando comienzo a la  cría en cautividad. En 1976 las autoridades crearon una reserva  natural para la especie.
   En la actualidad viven en libertad unas 20.000 salamandras  gigantes en toda China, de las que 2.000 se encuentran en Jing’an.